Manipuladoras de alimentos colaboran voluntariamente en red de comedores comunitarios en Coquimbo

La pandemia sanitaria generada por el Covid19 indudablemente ha afectado económicamente a miles de familias que se han visto impedidas de generar ingresos.  Según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la región de Coquimbo registra un 16,1% de desempleo, siendo la cifra regional más alta a nivel país.

En medio de esta realidad, un grupo de manipuladoras de alimentos,  decidió organizarse y poner a disposición todo su conocimiento y talento para sacar adelante cuatro comedores populares de la comuna de Coquimbo.

Maribel Flores, presidenta del Sindicato Empresa Consorcio Merkén, destaca que “miles  de personas se han  visto favorecidas con alimentación. Nosotras integramos una red de comedores que semanalmente atienden más de 200. Cada uno de estos cuatro comedores atiende un día y en diferentes sectores”. En el sector Cruz del Tercer Milenio, cada sábado las manipuladoras organizan una olla común que beneficia a 70 personas.

A ocho meses de desatada la pandemia en nuestro país, las donaciones han disminuido y cada vez son más las personas que requieren un plato de comida. Ante este escenario, la empresa Merkén SPA, presente en la zona por ser la proveedora de Junaeb en los establecimientos educacionales, se sumó a la iniciativa realizando una donación de cuatrocientos sesenta y cuatro kilos de puré de papas en escamas y 90 kilos de carne congelada. Esta donación ha permitido atender al sector de la parte alta de Coquimbo. Flores señala que también ha beneficiado a más sectores a través de la comisión de reparto, “porque nosotras como manipuladoras de alimentos cocinamos y otro grupo sale a repartir. No hay una fila de gente aglomerada con su olla pidiendo comida, sino que se les va a dejar a domicilio, y así se ayuda a gente de la tercera edad que se encuentra postrada y evitamos aglomeraciones y posibles contagios. A través de la coordinación con las Juntas de Vecinos y Centros Comunitarios llegamos a los sectores El Llano de Coquimbo, Tierras Blancas, Punta Mira de y Sindempart oriente”.

Milenka Montt, Directora de Asuntos Corporativos de Merkén SPA menciona “valoramos la iniciativa de las manipuladoras que da cuenta del gran compromiso de ellas con su comunidad y respondemos como empresa con un aporte en alimentos que estamos convencidos ayudará a decenas de personas afectadas por la pandemia.”

La participación de la mujer en este tipo de iniciativas ha sido histórica y va más allá del manejo y cocción de los alimentos. Al igual que en la escuela, ellas además de preparar la comida son el rostro cariñoso en situaciones por definición difíciles.  En la comuna de Coquimbo hay más de 50 ollas comunes funcionando. Al respecto, Flores señala que “la red de comedores nació como bien dice el eslogan cuando «el pueblo ayuda al pueblo», ya que la misma gente empezó a regalar sacos de papas y ahora hemos tenido que pedir aportes a organizaciones e instituciones porque la misma gente ya no puede seguir donando”. En ese sentido valoran la donación de alimentos que ha realizado la empresa Merkén y las gestiones del municipio que les ha permitido operar con total seguridad y tranquilidad, al coordinar la toma de exámenes PCR para las manipuladoras voluntarias.