Manipuladora de alimentos en la Región de Valparaíso: «Es un trabajo que se ha profesionalizado»

Hoy se conmemora el «Día Nacional de la Manipuladora de Alimentos». María Rozas, compartió su experiencia profesional en escuelas y liceos de Santa María.

Este 30 de octubre se celebra el «Día Nacional de la Manipuladora de Alimentos», labor que, según indicó el director de la Junaeb Jaime Tohán, realizan más de 36 mil mujeres a lo largo de todo el país.

En Chile donde hay una escuela, jardín infantil o liceo, existe al menos una manipuladora de alimentos que está al cuidado de su alimentación. A raíz de esto, María Rozas quiso contar su historia en el rubro de la Región de Valparaíso.

Según comentó Rozas, producto de la crisis económica que vivía el país, hace 21 años inició – con un embarazo a cuestas – en el puesto de manipuladora de alimentos en el Liceo Darío Salas de Santa María, donde era la más joven de las «tías». Allí sus compañeras le enseñaron a cocinar, a hacer trabajos de fuerza y por sobre todo a cuidar y querer a los niños, aunque muchos no le “tenían fe” como dice, por ser tan joven.

Actualmente, María tiene el cargo de Administrativa de Recursos Humanos, Control de Costos y Contabilidad de la empresa Merkén SPA- proveedora de alimentos para la Junaeb en la V región- para Quillota, La Ligua, Cabildo, Los Andes, Calera, La Cruz, Hijuelas, Petorca y San Felipe. Donde está a cargo de los contratos de trabajo, licencias, pagos de sueldo, finanzas, relación con sindicatos y satisfacción laboral de los trabajadores de bodega y de más de 1.200 manipuladoras de alimentos, muchas de las cuales, comenzaron siendo sus compañeras.

“Ser manipuladora de alimentos hoy es muy distinto a cuando yo empecé. Hoy es un trabajo que se ha profesionalizado”, señaló.

Asimismo, agregó que «hoy es un trabajo que se valora mucho más, tienen contrato indefinido, bonos y un sueldo justo. Para mí ser manipuladora siempre fue un trabajo muy importante, es la cadena que sostiene todo el sistema de alimentación escolar”.

En este nuevo rubro que hoy gestiona como encargada de Recursos Humanos, Control de Costos y Contabilidad de 10 comunas del Valle de Aconcagua, María no olvida sus raíces como manipuladora de alimentos, señalando que “trabajar con niños, sentir el cariño de ellos, era algo muy importante. Creo que para todas las manipuladoras de alimentos lo más importante es crear lazos con ellos”.

Fuente: soychile.cl